Una manera de agradecer

    Una manera de agradecer

    Hace 14 años, la vida de mi madre se vio comprometida, como resultado de una mala praxis.  De manera urgente mis padres llamaron a nuestro tío, el Dr. Hugo, quien pudo salvarle la vida.

    Cuando él falleció, nos quedó el sentimiento de no haberle agradecido lo suficiente, no solo por salvar a mi madre, sino por los tres hermanos que nacieron tiempo después.

    Hace dos años recordamos esta historia en familia y vi que todavía no se había hecho la obra por mi tío. Pronto junté todos los datos y fuimos al templo para hacer su bautismo y confirmación.

    Esta experiencia no solo me dio paz y felicidad, sino también,  fue una manera de agradecerle lo que él hizo.  A la vez, pude sentir  que él también me agradecía a mí, y sé que algún día nos veremos otra vez y podremos abrazarnos. 

    Me siento bendecido por el Gran Plan de Amor de nuestro Padre Celestial, por el programa FamilySearch que facilita la historia familiar y por tener un templo cerca.