Obrero del templo, el broche de oro de mi preparación para comenzar mi misión

    Obrero del templo, el broche de oro de mi preparación para comenzar mi misión

    Esteban entró al templo, luego de recibir su llamamiento misional, el 15 de diciembre de 2015 para recibir sus investiduras. El 9 de febrero de 2016 debía presentarse en el Centro de Capacitación Misional de Lima para comenzar su misión. Durante la espera de casi dos meses hasta su partida, decidió ser obrero del templo de Buenos Aires. Conversar con él antes de su partida fue una experiencia singular.

    “Entendí que conocer las ordenanzas del templo me ayudaría en la última etapa de mi preparación para servir al Señor”, fue la razón que lo llevó a ser obrero.

    “Entendí que conocer las ordenanzas del templo me ayudaría en la última etapa de mi preparación para servir al Señor”
    “Al principio estaba nervioso, pero hoy veo que fue una oportunidad hermosa que me enriqueció. He aprendido cosas que puedo aplicarlas en todos los aspectos de mi vida.
    He podido sentir el amor de las personas a través de las generaciones. Se puede sentir la relación que se genera con sus antepasados, en favor de quienes están oficiando.

    Mis días de obrero fueron el broche de oro a mi preparación para servir como misionero, más allá de toda la preparación que tuve. Hoy me siento mucho más cerca del Señor.
    Obrero-del-templo02.jpg
    “Al principio estaba nervioso, pero hoy veo que fue una oportunidad hermosa que me enriqueció. He aprendido cosas que puedo aplicarlas en todos los aspectos de mi vida.
    He podido sentir el amor de las personas a través de las generaciones. Se puede sentir la relación que se genera con sus antepasados, en favor de quienes están oficiando.

    Mis días de obrero fueron el broche de oro a mi preparación para servir como misionero, más allá de toda la preparación que tuve. Hoy me siento mucho más cerca del Señor.

    En pocos días más Esteban iniciaba su misión, y su emotiva despedida en su último día de obrero del templo fue una evidencia de la profundidad de los sentimientos que había expresado.