La importancia de fijarnos metas y luchar por ellas

    La importancia de fijarnos metas y luchar por ellas

    Cuando la Presidencia de Área presentó el plan del Área para el año 2016 y la tarjeta tricolor para fijar las metas personales en los distintos enfoques, Karina Seiman, del barrio Villa Alem de la estaca Tucumán Argentina, fue una de las muchas que registró sus metas en la tarjeta y ahora también la cumplió.

    En Autosuficiencia puso “Recibirme como nutricionista”. El 11 de agosto publicó en su Facebook: “Autosuficiencia: Meta cumplida!!! Recibida. Gracias a todas las personas que me ayudaron para lograrlo. Fácil no fue pero valió la pena, tanto en lo espiritual como en lo temporal. Tantos recuerdos, cosas lindas que viví... estoy muy agradecida, todo sumo para bien, valoro TODO. ‘Nunca se den por vencidos, luchen hasta el final’ es una frase que una vez escuche de mi profesora. Lo dijo de una manera que me llamó tanto la atención que esas palabras quedaron grabadas en mi mente. Vale todo esfuerzo por realizar nuestras metas, nuestros sueños y proyectos. Estoy feliz, feliz, feliz!”

    Al conversar con ella sobre su logro, expresó: “Mi meta fue lograr Autosuficiencia y una de las decisiones que tomé fue apresurarme en terminar mi carrera. Tuve que estudiar, dedicar tiempo y esfuerzo a mi trabajo final de investigación, sumado a dos finales importantes que tenía rendir. Muchas metas que nos ponemos no son fáciles de alcanzar y muchas veces es más fácil dilatarlas. Pero si tenemos la determinación de cumplirlas y si son buenos los propósitos por las que queremos alcanzarlas, el Señor va a bendecirnos en el camino para poder llegar. El día de la defensa de mi trabajo de investigación me sentía muy cansada y pensaba que quizás no llegaría a cumplir mi meta en esa fecha. Hice una oración y pedí al Señor que me ayudará a decidir si debía presentarme o no. Al leer las Escrituras, encontré este pasaje: ‘Y la gracia de Dios el Padre, cuyo trono está en las alturas de los cielos, y de nuestro Señor Jesucristo, que se sienta a la diestra de su poder, hasta que todas las cosas le sean sujetas, te acompañe y quede contigo para siempre…’  (Moroni 9:26). Sentí en ese momento que el Señor me acompañaría, así que me presenté y ese día fue muy especial, a pesar de mis nervios naturales por el momento vivido. ¡Me recibí!'


    VS_Karina02.jpg