Saltar navegador principal

La determinación de la hermana González

La determinación de la hermana González

La determinación de la hermana González fortaleció mi testimonio. Ella se bautizó junto a su hermano, siendo los únicos miembros de la Iglesia en su familia.  Con un sincero deseo de salir a una misión de tiempo completo, se fue preparando sorteando muchas pruebas y sacrificios. Yo sentí que debía ayudarla, ya que su mamá había fallecido cuando era niña.  Entonces, como consultora de Historia Familiar, la ayudé con su genealogía. En la investigación descubrimos que estábamos conectadas en una rama de nuestras genealogías. Luego de dos meses, la obra vicaria por su mamá quedó realizada, y las valijas prontas.

Cuando nos despedimos en el aeropuerto me dijo: “Sé que el Padre Celestial ha querido que estés aquí en el lugar de mi madre, y estoy muy agradecida por ello”. Con un sentimiento profundo de amor pude decirle que su madre seguramente estaba feliz de la hija que tiene, pues antes de llevar el Plan de Salvación a otras personas aquí en la tierra, se lo había dado a conocer a ella mediante la obra vicaria.

Ciertamente somos instrumentos en las manos del Señor. El Plan de Salvación es tan importante en la tierra como en el cielo. Como nos  enseñó Alma  “por medio de cosas pequeñas y sencillas se realizan grandes cosas; y en muchos casos, los pequeños medios confunden a los sabios”. (Alma 37:6) La fe y obediencia de esta joven fortalecieron mi propia fe.

Nota: La hermana González se encuentra sirviendo en la Misión Bahía Blanca, Argentina.