Saltar navegador principal

Lo que los mormones creen acerca de Jesucristo

Los mormones creen que Jesucristo es el Hijo de Dios, y que vino a la tierra a enseñarnos y mostrarnos cómo vivir.

¿Alguna vez te has preguntado qué creen los mormones acerca de Jesucristo? Como muchos cristianos de todo el mundo, los mormones, también conocidos como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, consideran a Jesucristo como su Señor y le adoran como Su Salvador. Muchas creencias mormonas sobre Jesucristo son similares a otras creencias cristianas sobre Él. Sin embargo, los mormones también creen en muchas verdades puras y valiosas sobre el Salvador, que son distintivas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

¿Quién creen los mormones que es Jesucristo?

Como la mayoría de los cristianos, los mormones creen que Jesucristo es el Hijo de Dios y el Creador del mundo. Sin embargo, los mormones tienen la creencia distintiva de que Dios el Padre y Jesucristo son dos seres separados. Los mormones creen que Dios y Jesucristo están completamente unidos en su amor perfecto por nosotros, pero que cada uno de ellos es un ser distinto con Su propio cuerpo glorificado y perfecto (véase D. y C. 130:22).

Los mormones creen que todos los hombres y mujeres que han nacido en el mundo, incluido Jesucristo, vivieron con Dios antes de esta vida, como hijos procreados en espíritu. Dios quería que cada uno de nosotros viniera a la tierra para adquirir experiencia, aprender y progresar para ser más como Él. No obstante, Dios también sabía que todos Sus hijos pecarían, morirían y estarían destituidos de la gloria de Dios. Necesitaríamos a un Salvador para vencer nuestros pecados e imperfecciones y reconciliarnos con Dios. Los mormones creen que Jesucristo fue escogido hace mucho tiempo, durante nuestra vida preterrenal, para ser el Salvador. Todos nosotros nos regocijamos cuando se nos presentó el glorioso plan de Dios para Sus hijos (véase Job 38:7).

¿Qué creen los mormones acerca de la vida mortal de Jesucristo?

Los mormones creen que Jesús nació en Belén. Como el hijo de Dios el Padre y de una madre mortal, María, creció aprendiendo Su misión divina y el evangelio de Su Padre línea por línea, precepto por precepto (véase D. y C. 98:12). Los mormones creen que Jesucristo vivió una vida mortal perfecta para darnos el ejemplo supremo a seguir. Llegó a ser el Mesías, el Salvador prometido del pueblo de Dios, cuya venida había sido predicha por los profetas durante mucho tiempo. Las Escrituras declaran que Él enseñó Su evangelio de palabra y de hecho: “Recorrió los caminos de Palestina, sanando a los enfermos, haciendo que los ciegos vieran y levantando a los muertos” (“El Cristo Viviente: El Testimonio de los Apóstoles”, Liahona, abril de 2000, pág. 3).

Los mormones también creen que, por medio de Su expiación, Jesucristo sufrió indescriptiblemente en Getsemaní y en la cruz por los pecados de todo el género humano para poder ayudarnos de una manera perfecta en todas nuestras aflicciones. Los mormones creen que Jesucristo murió en la cruz y que se levantó de nuevo para que todo el género humano pueda resucitar y volver a vivir algún día con un amoroso Padre Celestial. Como la única persona que jamás haya vivido sin pecado alguno, el Salvador fue un sacrificio perfecto, un cordero sin mancha. Solo los Santos de los Últimos Días creen que, después de Su muerte, Jesucristo visitó a Su pueblo en la antigua América (véase Juan 10:16; 3 Nefi 11).

¿Cómo puedo ser más como Jesucristo?

Jesucristo es el ejemplo perfecto de todo lo que es bueno: fe, esperanza, caridad, virtud, conocimiento, paciencia, humildad, obediencia y todo atributo de buena reputación y digno de alabanza.  Los mormones creen que al esforzarnos por desarrollar estos atributos, seremos más como Jesucristo.  Podemos continuar en este proceso de ser más como Él al orar, al arrepentirnos de los errores que cometamos y al escudriñar las escrituras para aprender más acerca de Su vida.

El tener fe en Jesucristo y el seguir Sus enseñanzas es la única manera de encontrar felicidad duradera.  Nuestra vida sobre la tierra puede acarrear muchas pruebas, desafíos e incluso serias preocupaciones.  Pero tal como prometió el Salvador en Mateo 11:28: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”.

Para aprender más acerca de lo que los mormones creen acerca de Jesucristo y para fortalecer su relación personal con Él, visita mormon.org.