Saltar navegador principal

Felices por haber cumplido

Felices por haber cumplido

El 31 de mayo, Nora Beatriz y Ramón René  Villarroel finalizaron su tiempo de servicio  como misioneros en el templo de Buenos Aires. Ambos cumplieron su anhelada meta de servir en la Casa del Señor.

Siempre es una experiencia especial asistir al templo, pero hacerlo todos los días y vivir con la posibilidad de ver las agujas del templo en cualquier momento del día, es una oportunidad inigualable.

La hermana Villarroel dice: “Vivir al lado del templo es lo más hermoso que uno puede experimentar. Despertarnos cada mañana y saber dónde estamos es algo maravilloso. Uno siente una protección especial.
Conocimos muchas personas, nos reencontramos con otras que hacía mucho tiempo que no veíamos, y fue muy lindo mostrarles nuestro amor a través del servicio.
Volver no es fácil, pero debemos hacerlo. Hemos vivido una gran experiencia  que queremos compartir con otros hermanos para ayudarlos a asistir al templo. Nos hemos unido más como matrimonio y nuestros testimonios se han fortalecido. Nos llevamos una experiencia preciosa que nunca vamos a olvidar. Nos vamos a un lugar lejos, pero los recuerdos de tantas experiencias quedan en nuestros corazones y compensarán un poco esta distancia. Fue una excelente decisión venir a servir este tiempo en la Casa del Señor”.


VS_Villarroel_misioneros_templo02.jpg

Su esposo agrega: “Lo más especial fue servir en las ordenanzas, pero también disfrutamos mucho de caminar por los jardines del templo en nuestros tiempos libres. Personalmente, me ayudó a comprender mucho mejor la magnitud de la obra del Señor, lo que Él hizo por nosotros y el amor que nos tiene.
Es un poco triste saber que tenemos que terminar, pero estamos felices por haber cumplido con nuestra meta. Estamos llenos de agradecimiento hacia aquellos que nos ayudaron y con los que disfrutamos cada día. Y muy especialmente, muy  agradecidos al Señor. Ojalá muchos matrimonios puedan vivir esta experiencia, porque vale la pena”.