Escuchar y oír a los profetas para bendecir a las familias de la tierra

    Escuchar y oír a los profetas para bendecir a las familias de la tierra

    Lehi tuvo éxito porque hizo lo que el Señor le había mandado. El verdadero fracaso es no seguir las palabras que se nos han mandado.

    NS_Levrino.jpg

    El Señor dijo a Abraham “Y haré de ti una nación grande y te bendeciré sobremanera, y engrandeceré tu nombre entre todas las naciones, y serás una bendición para tu descendencia después de ti, para que en sus manos lleven este ministerio y sacerdocio a todas las naciones”. Y agrega “y en ti (es decir, en tu sacerdocio) y en tu descendencia (es decir, tu sacerdocio)… serán bendecidas todas las familias de la tierra, sí, con las bendiciones del evangelio, que son las bendiciones de salvación, sí, de vida eterna”1.

    El juramento y convenio del sacerdocio enseña que llegamos a ser “descendencia de Abraham”2, y dice el Señor “cuantos reciban este evangelio serán llamados por tu nombre; y serán considerados tu descendencia”3. Esto incluye a todos los que hicimos convenio al bautizarnos. Nuestra es la responsabilidad de bendecir a todas las familias de la tierra, por medio de las bendiciones de salvación, o sea de las ordenanzas salvadoras.

    tarjeta_tricolor_imagenes01.jpg

    ¿Qué nos impide cumplir con este compromiso? La vergüenza, el temor al fracaso o a ser rechazados. Esto debe reemplazarse por nuestra fe, por la certeza de que esta es la obra de Dios y no la nuestra. Y Su obra nunca se frustra. No hay fracaso posible al hacer lo que se nos pide. Se nos mandó arrodillarnos y orar por oportunidades misionales, luego levantarnos y buscar esas oportunidades, y con amor invitarles a ser partícipes de las bendiciones de salvación.

    En esta visión va el Plan del Área, al encontrar la delicia de observar el día de reposo, llegar a ser espiritual y temporalmente autosuficientes y disfrutar de las bendiciones del templo. Llevando estas tres bendiciones a la vida de todas las personas que el Señor nos permita ver7.

    Cada semana tenemos la oportunidad de invitar a todos a participar de la ordenanza de la Santa Cena, acercando las bendiciones de este mandamiento a quienes están dispuestos a seguir los mandatos del Señor, siendo fuente de autosuficiencia y una preparación y renovación de los convenios del templo.

    Notas:  
    1.- Abraham 2: 9,11 
    2.- D.y C. 84:34 
    3.- Abraham 2:10 
    4.- Mosíah 18:9 
    5.- D.y C. 65:1-2,4 
    6.- Confíen en el Señor, Conferencia de Octubre 2013 
    7.- D.y C. 19:29 
    8.- 1 Nefi 2:1