Saltar navegador principal

El Plan del Área Sudamérica Sur

El Plan del Área Sudamérica Sur

Muchas veces nos preguntamos, ¿qué quiere Dios que yo haga? o ¿cuál es su mensaje para mí hoy? Una de las maneras de recibir la guía del Señor en nuestra vida diaria es por medio de los consejos y las enseñanzas de nuestros líderes inspirados. Nuestro Padre Celestial ha puesto líderes de su Iglesia en todas partes del mundo. Ellos son miembros del Cuórum de los Setenta y son llamados para servir como presidencias en las 15 diferentes áreas del mundo.

Trabajan bajo la dirección de la Primera Presidencia, del Cuórum de los Doce Apóstoles y de la Presidencia de los Setenta. Tienen la mayordomía de velar sobre la Iglesia, de enseñar y aconsejar a los miembros. La Presidencia del Área es la encargada de preparar un plan que contemple la guía recibida. En este momento, la visión del Plan del Área Sudamérica Sur es que cada uno pueda aumentar su fe en nuestro Padre Celestial y en Su Hijo Jesucristo mediante el fortalecimiento de aspectos que involucran nuestro desarrollo personal y familiar. En este plan se nos enseña de las prioridades en las que debemos concentrarnos durante los próximos cinco años:

  1. La Obra de Salvación: Unir a los miembros y misioneros en un esfuerzo equilibrado para convertir, retener y reactivar, enfocados en el templo.
  2. Día de reposo: Aumentar la fe en el Padre Celestial y en Jesucristo mediante la observancia del día del reposo, tanto en la iglesia como en el hogar.
  3. Autosuficiencia: Llegar a ser autosuficientes espiritual y temporalmente. 
  4. Templo: Disfrutar de las bendiciones del templo.

Nuestro Padre desea que nos enfoquemos en estos en este momento. Como miembros de la Iglesia en esta área, ¿cómo podemos participar en el Plan del Área y contribuir a lograr las metas del área? El progreso de la Iglesia es esencialmente, la suma de pequeños pasos que cada miembro da hacia adelante. Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de determinar cuáles serán esos pasos, puesto que cada uno elegirá la mejor manera de avanzar.

Obra de Salvación
En cuanto a la obra de salvación, podemos resolver extender una mano amiga a cada persona nueva que entre en nuestras capillas. O quizás haya un buen amigo nuestro, menos activo, a quien podemos visitar o llamar para hacerle sentir nuestro amor y amistad. También podemos pensar en nuestros amigos no miembros, invitarlos a actividades, reuniones sacramentales, servicios bautismales y luego extender la invitación para visitarlos con los misioneros.
Los nuevos conversos siempre necesitan de apoyo, pero especialmente de amistad y nuestro paso adelante puede ser convertirnos en ese “amigo”.

Obra de Salvación


una_tarjeta02.jpg

Día de Reposo
El día de reposo debe de ser muy diferente a los otros días de la semana. Podemos resolver asistir a nuestras reuniones dominicales todos los domingos. Pero sería algo magnífico también proponernos llegar a la capilla un poco más temprano para dar una calurosa bienvenida a los hermanos y muy en especial a los miembros nuevos. Este día debería ser “nuestra delicia”, pues además de asistir a las reuniones, hay muchas cosas para hacer
con nuestras familias. Además de descansar de nuestras labores diarias, podemos disfrutar de un tiempo tranquilo para estudiar las escrituras, avanzar en nuestra historia familiar, pasar tiempo valioso con nuestros hijos, visitar familiares y amigos. Hay muchas promesas divinas en la santificación de este día, tanto en la Iglesia como en el hogar.

Día de Reposo


Autosuficiencia
En referencia a la autosuficiencia temporal, podemos tomar los cursos ofrecidos por la Iglesia como “Mi Camino” y “Mi Fundamento” que nos enseñan cómo manejar mejor nuestras finanzas personales, cómo aumentar nuestra educación, cómo conseguir un trabajo mejor, o cómo empezar o mejorar nuestro propio negocio. Estos cursos nos ayudan a lograr estabilidad financiera en un mundo inseguro.
Proponernos tener nuestras oraciones personales diariamente, o estudiar las escrituras todos los días, o comprometernos a pagar un diezmo íntegro y una ofrenda de ayuno generosa para ayudar a los necesitados, es poner nuestro enfoque en la autosuficiencia espiritual. Ser autosuficientes temporal y espiritualmente es clave para nuestro éxito y felicidad.

Autosuficiencia


El Templo
El templo es la Casa del Señor y dentro de sus paredes encontramos un pedacito de cielo aquí en la tierra. Es allí donde sellamos familias por el tiempo y por toda la eternidad. Pero también es el lugar donde somos instruidos de lo alto, donde recibimos consuelo, donde el Señor sana nuestras heridas más profundas.
Debemos decidir hacer todo lo necesario para tener una recomendación vigente para poder asistir al templo y participar en esas ordenanzas sagradas.

El Templo


El listado de decisiones que cada uno puede tomar en estas cuatro prioridades del Plan del Área es interminable en cantidad y variedad. Pero cada paso pequeño que demos hacia adelante aumentará nuestra fe en Jesucristo y nos permitirá recibir todas las bendiciones de nuestro Padre Celestial. La suma de todos los esfuerzos personales, de las familias, de los barrios y ramas de las estacas y distritos del Área, fortalecerá a la Iglesia. Este es el uso correcto del Plan del Área: una herramienta para recibir todas las bendiciones de Dios en nuestras vidas personales y familiares.

una herramienta para recibir todas las bendiciones de Dios


Cada miembro con su familia debe decidir acciones en cada una de estas prioridades. ¿Cuáles serán los pasos que darás esta próxima semana?


acercarnos_a_el01_500.jpg