Saltar navegador principal

Aprenda acerca del bautismo de Jesucristo

Jesucristo fue bautizado: lea lo que nos dice la Biblia

Jesucristo fue bautizado hace más de 2.000 años, pero el bautismo es igualmente relevante para las personas de hoy día.

Jesucristo fue bautizado hace más de 2.000 años, pero el bautismo es igualmente relevante para las personas de hoy día.

¿Por qué se bautizó Jesucristo?

Cuando Jesucristo estaba en la tierra, enseñó por medio del ejemplo que todos debemos ser bautizados. Algunas personas pueden preguntarse si el bautismo sigue siendo importante en estos tiempos modernos. Por medio del relato bíblico del bautismo de Jesucristo, aprendemos que el bautismo es una parte esencial del plan de nuestro amoroso Padre Celestial para todos Sus hijos.

Jesucristo ha sido la única persona perfecta sobre la tierra (ver Leales a la fe [2004], 14–21). Nunca cometió ningún pecado. Jesús vivió una vida perfecta para mostrarnos cómo vivir de modo que podamos regresar a nuestro Padre Celestial después de morir. Incluso aunque no tenía pecados de los que ser perdonado, eligió ser bautizado para dejar un ejemplo perfecto que nosotros pudiéramos seguir (ver Mateo 3:13–15).

¿Qué ocurrió en el bautismo de Jesús?

La Biblia nos enseña que Jesús fue bautizado por su primo, Juan el Bautista (ver Mateo 3:13). Dios le dio a Juan un poder especial y la autoridad para bautizar (ver Guía de las Escrituras, “Juan el Bautista” scriptures.lds.org). Este poder y autoridad para bautizar es el sacerdocio. Hoy en día, la única iglesia que tiene la misma autoridad para bautizar que tenía Juan es la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (para aprender más acerca de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, visite mormon.org).

Cuando Jesucristo se bautizó en el Río Jordán (ver Marcos 1:9), Dios el Padre habló desde el Cielo dijo que se “complacía” con Jesús (ver Mateo 3:17). Dios también se complace con nosotros cuando elegimos ser bautizados porque, cuando nos bautizamos, mostramos a través de nuestras acciones que lo amamos y queremos seguir a Jesucristo.

El Espíritu Santo también estuvo presente en el bautismo de Jesucristo (ver Mateo 3:16). Cuando nos bautizamos, nosotros también podemos recibir el don del Espíritu Santo. Este don especial permite que el Espíritu Santo nos guíe y nos ayude. También nos permite sentir de manera más constante el amor de Dios en nuestras vidas. Si elegimos bautizarnos y vivir rectamente, el Espíritu Santo puede estar siempre presente en nuestras vidas.

Durante el bautismo de Jesucristo, Juan sumergió a Jesús completamente en el agua. Este tipo de bautismo se llama bautismo por inmersión. Podemos ser bautizados por inmersión, tal como lo fue Jesús. Ser completamente sumergidos en el agua representa el perdón completo de los pecados que viene cuando somos bautizados. Ser “sepultados” en el agua y luego levantados, también representa la nueva vida que se nos da al elegir seguir a Jesucristo y nuestra creencia de que un día nos levantaremos de la tumba gracias a Él (ver Romanos 6:1–4). (Para ver un vídeo del bautismo por inmersión de Jesucristo, haga clic aquí).

¿Por qué el bautismo de Jesucristo es importante para usted?

Cada uno de nosotros debe ser bautizado para poder volver a vivir con Dios algún día. Para aprender más sobre la vida de Jesucristo y cómo podemos ser bautizados, visite mormon.org.