Saltar navegador principal

Conozca a los misioneros mormones

Un día en la vida de un misionero santo de los últimos días

Los misioneros santos de los últimos días pasan su tiempo sirviendo a los demás y enseñando a la gente acerca del evangelio de Jesucristo.

¿Qué es el mormonismo?

Como la mayoría de las personas que han oído hablar sobre los mormones, posiblemente tenga curiosidad en cuando a cómo son realmente.  Mucha gente no sabe que el nombre oficial de la Iglesia Mormona es la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.  Algunas personas piensan equivocadamente que el mormonismo es una religión exclusivamente americana.  De hecho, hay millones de miembros de la Iglesia y decenas de miles de misioneros en el mundo (véase La Iglesia Mundial-Datos y Estadísticas de saladeprensamormona.es). Los mormones adoran a Jesucristo y le ven como su Señor y Salvador.

Lo más probable es que haya miembros y misioneros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en su país, quizás en su pueblo o ciudad.  Si en donde vive usted descubre que hay parejas de hombres y mujeres jóvenes bien vestidos, con chapas con su nombre, a pie o en bicicleta, lo más probable es que sean misioneros mormones.

¿Quiénes son los misioneros mormones?

Los misioneros mormones o santos de los últimos días son miembros comunes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que deciden pasar entre 1,5 y 2 años enseñando a los demás sobre el evangelio de Jesucristo.  Los misioneros santos de los últimos días son voluntarios a tiempo completo que no reciben sueldo, que han escogido ser siervos de Jesucristo.

La mayoría de los misioneros son solteros, tanto hombres como mujeres jóvenes entre 18 y 25 años.  A veces, parejas casadas jubiladas deciden también servir misiones.  Todos los misioneros mormones llevan chapas identificativas (con el nombre del misionero/a y “La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”), pero no todos los misioneros van en  bicicleta.  Algunos misioneros conducen coches o simplemente caminan y otros utilizan el transporte público (véase 10 Things to Know about Mormon Missionaries “10 cosas que hay que saber sobre los misioneros mormones”,  mormon.org/chat).

¿Cómo es el día a día de un misionero?

Los misioneros santos de los últimos días trabajan en grupos de dos como mínimo.  Estos grupos se llaman compañerismos.  Los compañerismos de misioneros viven y trabajan juntos, ¡y el trabajo misional es duro!                   

Los horarios de los misioneros Santos de los Últimos Días varían según la cultura del país donde sirven.  Sin embargo, todos los  misioneros hacen cosas similares, aunque sea a horas diferentes.  Un día típico de un misionero consiste en levantarse temprano para orar y hacer ejercicio y después estudiar la Biblia, el Libro de Mormón y otras escrituras y recursos de estudio.  Si los misioneros trabajan en un país donde se habla un idioma diferente al suyo, pasan tiempo estudiando el idioma de ese país (véase “More Flexibility Announced for Mormon Missionary Daily Schedules,” mormonnewsroom.org).  Pasan el resto del día haciendo la parte más importante de su trabajo como misioneros: enseñando a la gente sobre Jesucristo y Su evangelio y sirviendo al prójimo.  Después de un día de trabajo arduo, los misioneros regresan a su casa, listos para empezar de nuevo al día siguiente.

¿Por qué los misioneros hacen estas cosas?

Los misioneros santos de los últimos días sirven porque aman a Dios y a sus semejantes.  No reciben pago alguno por su servicio.  Su creencia sincera es que Dios ama a Sus hijos y quiere que estos aprendan sobre Él.  Los misioneros quieren ayudar a la gente a hallar sentido, propósito y dirección en su vida.  Para saber más sobre el mormonismo o cómo reunirse con misioneros santos de los últimos días en su área, visite mormon.org.